Herència Altés TREMENTINAIRE 2019

Nuevo

Vino brisado 100% Garnacha Blanca con crianza oxidativa. 

El nombre del vino, hace referencia a las mujeres sabias de la montaña, las medicinales, las brujas. Aroma de ungüentos, hierbas y plantas, piel de naranja deshidratada. Evocando tiempos de rancios de solera, la barrica del rincón durmiendo bajo la escalera y la abuela que la alimenta evitando que se agote. Memorias de un tiempo pasado, que perduran en el presente.

La uva se vendimia a mano. Una vez en la bodega primero hay un derrapado-pisado y un posterior encubado enfriando el mosto a
unos 8ºC. Durante 10 días se lleva a cabo una maceración pelicular a unos 5 - 8ºC hasta el inicio de la fermentación alcohólica. A media fermentación se hace el sangrado del mosto flor a otra tina para terminar la fermentación alcohólica sin las pieles (por separado).
La parte de las pieles y el resto de mosto permanecen en la misma tina hasta el final de la fermentación alcohólica.

A continuación, prensado y trasiego a las 24 horas para eliminar las lías más voluminosas. Traslado a barricas de 300 l. de 5º año e inicio del crianza oxidativa durante 22 meses.


MARIDAJE
Perfecto para tomar con frutos secos, quesos curados, quesos ahumados y requesón.

Este producto ya no está disponible

25,00 €

IVA incluído

Herència Altés

Somos tierra, paisaje, cultura, historia e innovación.

La viña, cultivada de manera ecológica y el vino en su máxima expresión, son protectoras de nuestro paisaje y guardianas de la biodiversidad. En la bodega, tenemos un proyecto medioambiental, que protege la flora y la fauna de nuestro entorno.

En casa, seguimos una filosofía de mínima intervención, respetamos y criamos los vinos para mantener la esencia del fruto y conseguir así una perfecta armonía entre la mano del hombre y lo que la tierra nos da.

Nuestra sala de crianza es totalmente subterránea, para tener la temperatura y la humedad perfecta durante todo el año de una forma sostenible. Trabajamos con "foudres" de roble grandes, de 5000 y 2500 litros, con la filosofía de hacer crianzas largas, pero con el mínimo impacto de la madera.

Vinos frescos, serenos, pulidos y amables.

El nombre del vino, hace referencia a las mujeres sabias de la montaña, las medicinales, las brujas. Aroma de ungüentos, hierbas y plantas, piel de naranja deshidratada. Evocando tiempos de rancios de solera, la barrica del rincón durmiendo bajo la escalera y la abuela que la alimenta evitando que se agote. Memorias de un tiempo pasado, que perduran en el presente.

La uva se vendimia a mano. Una vez en la bodega primero hay un derrapado-pisado y un posterior encubado enfriando el mosto a
unos 8ºC. Durante 10 días se lleva a cabo una maceración pelicular a unos 5 - 8ºC hasta el inicio de la fermentación alcohólica. A media fermentación se hace el sangrado del mosto flor a otra tina para terminar la fermentación alcohólica sin las pieles (por separado).
La parte de las pieles y el resto de mosto permanecen en la misma tina hasta el final de la fermentación alcohólica.

A continuación, prensado y trasiego a las 24 horas para eliminar las lías más voluminosas. Traslado a barricas de 300 l. de 5º año e inicio del crianza oxidativa durante 22 meses.


MARIDAJE
Perfecto para tomar con frutos secos, quesos curados, quesos ahumados y requesón.

Bodega Herència Altés
Enólogo Jaume Clua Álvarez
Variedad Garnacha Blanca
Denominación de Origen D.O. Terra Alta
Premiados | Puntuados Decanter

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

Herència Altés LA XALAMERA 2019 ECO

Situada en el lado este de un altiplano que se inclina hacia Gandesa, la Xalamera es una finca de 15 hectáreas de la Tierra Alta: una fina capa superior de marga arenosa que descansa sobre una gruesa capa caliza que en algunos puntos sale a la superficie. Las laderas superiores del valle se encuentran a 442 metros, descendiendo a 402 metros, donde el suelo es algo más fértil.

Somos tierra, paisaje, cultura, historia e innovación.



La viña, cultivada de manera ecológica y el vino en su máxima expresión, son protectoras de nuestro paisaje y guardianas de la biodiversidad. En la bodega, tenemos un proyecto medioambiental, que protege la flora y la fauna de nuestro entorno.


En casa, seguimos una filosofía de mínima intervención, respetamos y criamos los vinos para mantener la esencia del fruto y conseguir así una perfecta armonía entre la mano del hombre y lo que la tierra nos da.


Nuestra sala de crianza es totalmente subterránea, para tener la temperatura y la humedad perfecta durante todo el año de una forma sostenible. Trabajamos con "foudres" de roble grandes, de 5000 y 2500 litros, con la filosofía de hacer crianzas largas, pero con el mínimo impacto de la madera.



Vinos frescos, serenos, pulidos y amables.