HERÈNCIA ALTÉS LA SERRA Negre 2019 (ECO)

Nuevo

Las viñas viejas de Garnacha y Cariñena de la finca de la Serra, nos regalan una uva poderosa y concentrada para elaborar un vino intenso, cargado de frutas negras como la cereza madura, sobre una sensación balsámica, refrescante, con notas de café-toffee, la boca es potencia domada, está conducido por la frescura de la cariñena vieja, con recuerdos mineral es eléctrico y profundo. Ideal para las grandes mesas.

LA FINCA DE LA SERRA

En la Serra tenemos una superficie total 21, 6 hectáreas. La Garnacha Negra, está datada de principios del siglo XX, pero también encontramos de plantada sobre los años 50. También encontramos la Cariñena plantada en la primera media parte del siglo XX. Los rendimientos son muy bajos, entre 0,5 kg y 1 kg por cepa, siempre cuidados de forma manual y ecológica, respetando el medio ambiente, evitando el uso de pesticidas y herbicidas.

VARIEDADES: 80% Cariñena-20% Garnacha

DENOMINACIÓN DE ORIGEN: Terra Alta

CRIANZA: 18 meses en fudre de roble austríaco

PUNTUACIONES:

93 ptos JAMES SUCKLING (2019)

93 ptos MIQUEL HUDIN (2019)

91 ptos PEÑÍN (2019)

En stock

39,50 €

IVA incluído

Herència Altés

Somos tierra, paisaje, cultura, historia e innovación.

La viña, cultivada de manera ecológica y el vino en su máxima expresión, son protectoras de nuestro paisaje y guardianas de la biodiversidad. En la bodega, tenemos un proyecto medioambiental, que protege la flora y la fauna de nuestro entorno.

En casa, seguimos una filosofía de mínima intervención, respetamos y criamos los vinos para mantener la esencia del fruto y conseguir así una perfecta armonía entre la mano del hombre y lo que la tierra nos da.

Nuestra sala de crianza es totalmente subterránea, para tener la temperatura y la humedad perfecta durante todo el año de una forma sostenible. Trabajamos con "foudres" de roble grandes, de 5000 y 2500 litros, con la filosofía de hacer crianzas largas, pero con el mínimo impacto de la madera.

Vinos frescos, serenos, pulidos y amables.

Las viñas viejas de Garnacha y Cariñena de la finca de la Serra, nos regalan una uva poderosa y concentrada para elaborar un vino intenso, cargado de frutas negras como la cereza madura, sobre una sensación balsámica, refrescante, con notas de café-toffee, la boca es potencia domada, está conducido por la frescura de la cariñena vieja, con recuerdos mineral es eléctrico y profundo. Ideal para las grandes mesas.

LA FINCA DE LA SERRA

En la Serra tenemos una superficie total 21, 6 hectáreas. La Garnacha Negra, está datada de principios del siglo XX, pero también encontramos de plantada sobre los años 50. También encontramos la Cariñena plantada en la primera media parte del siglo XX. Los rendimientos son muy bajos, entre 0,5 kg y 1 kg por cepa, siempre cuidados de forma manual y ecológica, respetando el medio ambiente, evitando el uso de pesticidas y herbicidas.

VARIEDADES: 80% Cariñena-20% Garnacha

DENOMINACIÓN DE ORIGEN: Terra Alta

CRIANZA: 18 meses en fudre de roble austríaco

PUNTUACIONES:

93 ptos JAMES SUCKLING (2019)

93 ptos MIQUEL HUDIN (2019)

91 ptos PEÑÍN (2019)

Bodega Herència Altés
Enólogo Jaume Clua Álvarez, Claude Gros
Variedad Garnacha Tinta, Cariñena
Denominación de Origen D.O. Terra Alta
Premiados | Puntuados Vinous

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

HERÈNCIA ALTÉS LA SERRA Blanc 2020 (ECO)

Somos tierra, paisaje, cultura, historia e innovación.



La viña, cultivada de manera ecológica y el vino en su máxima expresión, son protectoras de nuestro paisaje y guardianas de la biodiversidad. En la bodega, tenemos un proyecto medioambiental, que protege la flora y la fauna de nuestro entorno.


En casa, seguimos una filosofía de mínima intervención, respetamos y criamos los vinos para mantener la esencia del fruto y conseguir así una perfecta armonía entre la mano del hombre y lo que la tierra nos da.


Nuestra sala de crianza es totalmente subterránea, para tener la temperatura y la humedad perfecta durante todo el año de una forma sostenible. Trabajamos con "foudres" de roble grandes, de 5000 y 2500 litros, con la filosofía de hacer crianzas largas, pero con el mínimo impacto de la madera.



Vinos frescos, serenos, pulidos y amables.