HERÈNCIA ALTÉS L'ESTEL 2020

Nuevo

La viña propia y las parcelas menos productivas nos permiten seleccionar la mejor materia prima para este vino. Una nariz muy intensa y perfumada de frutas negras y rojas, maduras y golosas pero frescas, se conjuntan con la justa madera, bien fusionada, que le aporta aromas de especia dulce y delicadas notas de torrefacto. Boca potente, de textura amplia, largo y profundo, de tanino fundido y amable con un final largo y sabroso.

ELABORACIÓN

Todas las uvas se cosechan a mano en cajas de 20 kg respetando los tiempos de cosecha según la variedad y el terruño. Antes de entrar en bodega se enfrían las uvas a 4ºC durante 24 horas.
Tras el despalillado de la uva (dejando un 25% de uva entera) ésta se encuba en distintos depósitos de diferentes materiales (inox, hormigón y madera) donde se realiza la maceración y se inicia la fermentación de forma espontánea con levaduras indígenas.
Después, parte del vino (Garnacha) va a un fudre de roble austríaco de 5.000 litros donde hará una crianza de 15 meses, mientras el resto completa la FML y crianza durante 24 meses en barricas de roble francés y austríacos de 500 y 600 L.

VARIEDADES: Garnacha, Cariñena y Syrah

DENOMINACIÓN DE ORIGEN: Terra Alta

RECONOCIMIENTOS:

93 PUNTOS JAMES SUCKLING

En stock

15,00 €

IVA incluído

Herència Altés

Somos tierra, paisaje, cultura, historia e innovación.

La viña, cultivada de manera ecológica y el vino en su máxima expresión, son protectoras de nuestro paisaje y guardianas de la biodiversidad. En la bodega, tenemos un proyecto medioambiental, que protege la flora y la fauna de nuestro entorno.

En casa, seguimos una filosofía de mínima intervención, respetamos y criamos los vinos para mantener la esencia del fruto y conseguir así una perfecta armonía entre la mano del hombre y lo que la tierra nos da.

Nuestra sala de crianza es totalmente subterránea, para tener la temperatura y la humedad perfecta durante todo el año de una forma sostenible. Trabajamos con "foudres" de roble grandes, de 5000 y 2500 litros, con la filosofía de hacer crianzas largas, pero con el mínimo impacto de la madera.

Vinos frescos, serenos, pulidos y amables.

La viña propia y las parcelas menos productivas nos permiten seleccionar la mejor materia prima para este vino. Una nariz muy intensa y perfumada de frutas negras y rojas, maduras y golosas pero frescas, se conjuntan con la justa madera, bien fusionada, que le aporta aromas de especia dulce y delicadas notas de torrefacto. Boca potente, de textura amplia, largo y profundo, de tanino fundido y amable con un final largo y sabroso.

ELABORACIÓN

Todas las uvas se cosechan a mano en cajas de 20 kg respetando los tiempos de cosecha según la variedad y el terruño. Antes de entrar en bodega se enfrían las uvas a 4ºC durante 24 horas.
Tras el despalillado de la uva (dejando un 25% de uva entera) ésta se encuba en distintos depósitos de diferentes materiales (inox, hormigón y madera) donde se realiza la maceración y se inicia la fermentación de forma espontánea con levaduras indígenas.
Después, parte del vino (Garnacha) va a un fudre de roble austríaco de 5.000 litros donde hará una crianza de 15 meses, mientras el resto completa la FML y crianza durante 24 meses en barricas de roble francés y austríacos de 500 y 600 L.

VARIEDADES: Garnacha, Cariñena y Syrah

DENOMINACIÓN DE ORIGEN: Terra Alta

RECONOCIMIENTOS:

93 PUNTOS JAMES SUCKLING

Bodega Herència Altés
Enólogo Jaume Clua Álvarez, Claude Gros
Variedad Garnacha Tinta, Syrah, Cariñena
Denominación de Origen D.O. Terra Alta
Premiados | Puntuados Wine Spectator, James Suckling, Vinous

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

HERÈNCIA ALTÉS LA SERRA Blanc 2020 (ECO)

Somos tierra, paisaje, cultura, historia e innovación.



La viña, cultivada de manera ecológica y el vino en su máxima expresión, son protectoras de nuestro paisaje y guardianas de la biodiversidad. En la bodega, tenemos un proyecto medioambiental, que protege la flora y la fauna de nuestro entorno.


En casa, seguimos una filosofía de mínima intervención, respetamos y criamos los vinos para mantener la esencia del fruto y conseguir así una perfecta armonía entre la mano del hombre y lo que la tierra nos da.


Nuestra sala de crianza es totalmente subterránea, para tener la temperatura y la humedad perfecta durante todo el año de una forma sostenible. Trabajamos con "foudres" de roble grandes, de 5000 y 2500 litros, con la filosofía de hacer crianzas largas, pero con el mínimo impacto de la madera.



Vinos frescos, serenos, pulidos y amables.